Skip to main content

Rotary International y La Fundación Rotaria publican su declaración de postura sobre la vacunación

Skip to main content

Como primera organización en imaginar un mundo libre de polio mediante la inmunización masiva de niños, Rotary cree que la decisión de vacunar es un imperativo humanitario. La Directiva de Rotary International y el Consejo de Fiduciarios de La Fundación Rotaria consideran que:

  1. La vacunación mundial es el camino para poner fin a la pandemia, y alentamos encarecidamente a todas las personas, incluidos nuestros socios, a vacunarse.
  2. La desinformación obstaculiza la lucha contra la COVID-19, y estamos comprometidos a proporcionar a nuestros socios información basada en evidencias científicas.
  3. Rotary se compromete a garantizar la equidad en el acceso a las vacunas para todas las personas. A través de nuestra labor conjunta con Gavi, la Alianza para las Vacunas, aprovechamos nuestra experiencia en la primera línea de la lucha contra la polio para facilitar el suministro de vacunas.
  4. Rotary rinde homenaje a los trabajadores de la salud de todo el mundo que prestan servicios que salvan vidas. Alentamos a los clubes a brindar reconocimiento y aliento a estos héroes.
  5. Alentamos a los clubes rotarios y clubes Rotaract a redoblar sus esfuerzos para apoyar las labores de prevención y vacunación contra la COVID-19.
  6. Como uno de los mayores avances alcanzados por la medicina moderna, las vacunas son seguras, eficaces y salvan millones de vidas cada año. Estas han eliminado o controlado numerosas enfermedades como la polio, la viruela, el sarampión y el ébola, y ahora se nos presenta la oportunidad de acabar con la pandemia de COVID-19 mediante la vacunación.
  7. La erradicación de la polio sigue siendo el principal objetivo de Rotary. Podemos seguir aplicando las lecciones aprendidas en la lucha contra la polio a las labores de respuesta a la COVID-19.
As the first organization to envision a polio-free world through mass immunization of children, Rotary believes the decision to vaccinate is a humanitarian imperative.