Skip to main content

Historia de Rotary

Rotary en España sobrevive a los desafíos

Después de establecer con éxito su presencia en Gran Bretaña e Irlanda, Rotary amplió su alcance a la Europa continental con la fundación de un club en Madrid (España), el día de Año Nuevo de 1921.

Para poner en marcha el club, la Secretaría se puso en contacto con los rotarios de La Habana (Cuba) para que le recomendaran a la persona idónea para organizar un club en España. Los socios de La Habana sugirieron a Ángel Cuesta, un magnate de la industria tabaquera originario de España que había ayudado a organizar clubes en Cuba. En ese momento, él residía en Tampa, Florida (EE.UU.) designado como representante especial en 1920. Cuesta viajó a España, y trabajando con Ely Palmer, el cónsul americano en la capital española, dirigió una reunión organizativa en octubre de 1920.

Con tantos socios potenciales altamente calificados en Madrid, el grupo organizador deseaba que los clubes crecieran rápidamente y pidió a la secretaría que los eximiera de la política de crecimiento lento que se empleó en los países y regiones en los que la organización ya contaba con presencia. Sin embargo, la secretaría estaba convencida de que para alcanzar el pleno potencial de la región lo mejor era adoptar un enfoque más moderado del crecimiento.

Más allá de Madrid

Cuesta creía que una vez que el club de Madrid estuviera bien establecido y el concepto de servicio de Rotary se conociera mejor en España, sería fácil organizar un club en Barcelona. El club de la capital catalana recibió su carta constitutiva en abril de 1922. El club de Zaragoza obtuvo la suya en diciembre de 1925, y el de San Sebastián en Febrero de 1926.

El apetito por Rotary en España continuó creciendo. Los clubes rotarios españoles celebraron su primera conferencia en Barcelona en 1928. A finales de los años 20, el club de Barcelona promovió la comprensión internacional organizando su primer intercambio de jóvenes, actividad que estaba surgiendo en todo el mundo rotario de la época y que continúa hoy en día. Los socios del club de Barcelona acogieron a los hijos de rotarios londinenses durante una estancia de una semana en Cataluña, donde pudieron presenciar de primera mano la industria, las actividades culturales y la vida hogareña de familias típicas españolas.

En el año1929-1930, la Directiva de Rotary International incluyó a su primer miembro español. Otro español formó parte de la Directiva en 1935-1936.

El estallido de la Guerra Civil Española en 1936 y el ascenso al poder de Francisco Franco detuvo rápidamente la expansión de Rotary en el país. El régimen de Franco persiguió a las organizaciones que percibía como "enemigos del estado", y la retórica anti Rotary era omnipresente. En 1936, quedaron prohibidas las actividades de Rotary y, debido a que los clubes no podían funcionar, los 28 clubes del país hubieron de dejar de ser miembros formales de Rotary en 1940.

Rotary reaparece en España

Con la muerte de Franco en 1975 y el retorno a la democracia a finales de la década de los 70, los clubes rotarios comenzaron a resurgir en toda España, empezando por Madrid.

En 1976, un grupo de madrileños se dedicó a reanudar las actividades de Rotary y comenzó a reunirse extraoficialmente como club rotario. En ese momento, fue necesario trabajar con el gobierno español antes de que el club pudiera afiliarse a Rotary International. En mayo de ese año, el presidente de RI Ernesto Imbassahy de Mello y el vicepresidente Bernardo Guzmán viajaron a España. Junto con Jaime Enseñat, presidente del recién formado club de Madrid y otros rotarios españoles, ellos tuvieron el honor de ser recibidos por el Rey Juan Carlos de Borbón.

Al año siguiente, Guzmán sirvió como representante especial de Rotary para organizar el club de Madrid. Este se constituyó oficialmente el 6 de junio de 1977, pero en consideración a las razones por las que había cerrado, más tarde se le concedió con caracter retroactivo la fecha de constitución de 1921. Rotary celebró el regreso del club mediante la firma y entrega de su carta constitutiva durante la Convención de Rotary Internacional de 1977.

En todo el continente

Mientras Rotary crecía en la España de la preguerra, los socios de la organización trabajaron con los líderes de Rotary International para fundar clubes en otros lugares de Europa.

En abril de 1920, el rotario E.J. Felt de Tacoma, Washington (EE.UU.), visitó París para sentar las bases de un club sólido en dicha ciudad. Él identificó posibles socios en el ámbito local y en consulta con J.E. Lloyd Barnes, socio del Club Rotario de Liverpool (Inglaterra), y presidente de la Asociación Británica de Clubes Rotarios (ahora RIBI). Tras la muerte de Felt, Rotary designó al londinense John Bain Taylor para que ayudara a los líderes empresariales de París a completar la organización del club. El Club Rotario de París recibió su carta constitutiva el 1 de abril de 1921.

A continuación se indican otros de los primeros clubes europeos (ordenados por fecha de entrega de su carta constitutiva):

  • Copenhague (Dinamarca): 3 de agosto de 1922
  • Ostende (Bélgica): 29 de agosto de 1923
  • Milán (Italia): 19 de diciembre de 1923
  • Zúrich (Suiza): 23 de mayo de 1924
  • Praga (República Checa): 19 de octubre de 1925
  • Viena (Austria): 19 de octubre de 1925
  • Lisboa (Portugal): 23 de enero de 1926
  • Hamburgo (Alemania): 8 de octubre de 1927
  • La Segunda Guerra Mundial obligó a muchos clubes europeos a cerrar sus puertas. Al igual que los españoles, estos clubes regresaron a sus actividades una vez concluido el conflicto.
  1. Certificado que autoriza al rotario Angel Cuesta de Tampa, Florida (EE.UU.), a organizar un club rotario en Madrid (España).

  2. Reunión de organización del Club Rotario de Toledo (España), a la que asistieron socios de los clubes de Madrid, Alicante, Aranjuez y Zaragoza, en 1932.

  3. Una de las primeras reuniones del Club Rotario de Lyon (Francia), el cual recibió su carta constitutiva en octubre de 1923. El fundador del Club, Etienne Fougère, está en el centro de la primera fila, con los brazos cruzados. A la reunión asistieron socios de los clubes rotarios de Barcelona (España) y París (Francia).

  4. Socios del Club Rotario de Bilbao (España) y sus parejas en 1932.

Después de establecer con éxito su presencia en Gran Bretaña e Irlanda, Rotary amplió su alcance a la Europa continental con la fundación de un club en Madrid (España), el día de Año Nuevo de 1921.