Hablemos sobre ética

Brad Chick, esposo de la rotaria Karen Kelly y juez en el debate de dilemas de ética, calcula su calificación.
Fotografía de: Jim West. Todos los derechos reservados. Prohibido su uso.

Considere esta situación: cuida de una niñita a quien no puede alimentar por falta de dinero. ¿Qué hace? Roba la comida o la deja morir de hambre para cumplir con la ley y el orden? 

Para muchos, los dilemas éticos pueden ser difíciles de discutir. Para una organización en Michigan, EE.UU. y los rotarios que la apoyan, la ambigüedad moral es un trago menos amargo si se acompaña de una cerveza fría.

En febrero, A2Ethics.org celebró un torneo de ética en el pub irlandés Conor O’Neill’s en Ann Arbor, captando un diverso grupo de estudiantes, jubilados, profesionales y académicos para sopesar los dilemas de la vida disfrutando de una jarra de cerveza. 

Un dilema divertido

Durante este juego de trivia estilo slam de poesía, los equipos compiten por responder a las preguntas hipotéticas sacadas de un sombrero. Los temas incluyen teoría: ¿Cómo podemos cuantificar los dilemas éticos?, actualidades: ¿Pueden los atletas dopados como Lance Armstrong volver a merecer respeto?, o temas tan sensibles como: ¿Deberían prohibirse los drones militares por razones morales? Un panel de tres jueces evalúa las respuestas de dos minutos de los equipos, mientras que cerca de 75 espectadores también califican a los equipos para determinar el ganador del "premio popular".

"Concebimos el slam como una versión pensante de 'Dancing With the Stars' o 'American Idol'", explica Jeanine DeLay, presidenta de A2Ethics. Esta organización promueve el comportamiento ético por medio de la educación, las redes sociales, y eventos de la comunidad. "Nosotros no queremos que sea demasiado intelectual. Queremos que la gente se divierta en las discusiones de ética".

"Los rotarios nos guiamos por la Prueba Cuádruple cuando queremos evaluar la posibilidad de hacer algo, pero cada cual tiene su propia perspectiva y sus propios barómetros morales", dice Karen Kerry, uno de varios rotarios en Conor O'Neill. Kerry es presidenta del Club Rotario de Ann Arbor de 2014-2015, y espera integrar un equipo para el próximo concurso.

"La gente se ha alejado de los lugares donde históricamente se discuten estos temas: Los griegos tuvieron su Acrópolis, y los romanos tenían su Foro. Nosotros por lo menos tenemos el pub irlandés." El esposo de Kerry, Brad Chick, un emprendedor de Internet y ex estudiante de filosofía, accedió a ser juez de la competición.

Preguntas difíciles

El ambiente en el bar es agradable, y después de todo, se trata de una noche de jueves nevada, en un bar de una ciudad universitaria. La gente susurra, anota y come pescado y patatas fritas. Erin Mattimoe, miembro de la junta de A2Ethics y maestra de ceremonias esta noche, mantiene a la multitud interesada mientras lee una de las preguntas remitidas de forma anónima por de la página web de la organización antes del evento: En una elección, ¿es poco ético votar por un candidato que no está calificado, si su opinión sobre temas importantes coincide con la nuestra?

Teri Turner se acerca al micrófono y los sonidos de conversación y el tintineo de vasos se desvanecen. Ella representa al personal del Centro de Bioética y Ciencias Sociales en Medicina de la facultad de Medicina de la Universidad de Michigan. "Yo diría que votar basado en un solo tema no es ético", advierte. "Por ejemplo, yo podría ser pacifista que no quiere que sus hijos vayan a la guerra, y encontrar un candidato inaceptable en todos los sentidos, excepto que está contra la guerra."

"Después de haber pasado la mayor parte de mi vida votando por el menos malo, creo que esa fue una respuesta genial", responde el juez Peter Jacobson con una carcajada. "Muy bien argumentado. "Jacobson es profesor de derecho y política de la salud en la Universidad de Michigan y director del Centro de Estudios de Derecho, Ética, y Salud en la Facultad de Salud Pública.

Ideas nuevas

Los equipos vienen de una variedad de instituciones y grupos, incluida una escuela enfocada en las humanidades, una agencia de comunicaciones de marketing integrado, el programa de administración de investigación clínica en la Eastern Michigan University, y League of Women Voters de Ann Arbor (una liga de mujeres votantes), una organización política no partidista que promueve la participación cívica.

"Al reunir a tanta gente para hablar sobre cuestiones éticas, incorporas diferentes orígenes, distintas misiones, y vas a oír algo nuevo seguro", dice Mattimoe.

"El slam da la oportunidad de reunirse a personas que no están en la misma órbita profesional, pero que disfrutan de una noche y en un entorno que no es de confrontación, que no da pie a separarse cada cual en su bando," asegura DeLay. "Esto es un nuevo espacio para aquellos que quieren que brillen los valores, el apoyo, la ética, y la participación cívica."

Adaptado de un texto publicado en The Rotarian en agosto de 2013 

24-Jan-2014
RSS