Presidente del Consejo de Fiduciarios

Kalyan Banerjee

PRESIDENTE DEL CONSEJO DE FIDUCIARIOS DE LFR 2016-2017

Agosto 2016

Mientras más socios tengamos más fuerte será nuestra Fundación.

Nuestra Fundación depende de una membresía dinámica y sólida. Después de todo, son los socios quienes brindan un generoso apoyo que permite a nuestra Fundación abordar algunos de los problemas más apremiantes del mundo.  Aunque ese apoyo es de suma importancia, no es la única contribución que los rotarios hacen a la Fundación.

La Fundación cuenta con un singular modelo de negocios. Al igual que muchas organizaciones filantrópicas, recibimos donaciones para abordar un sinnúmero de asuntos críticos. A diferencia de otras organizaciones sin fines de lucro, dependemos de nuestros socios para emprender proyectos de servicio eficaces. El trabajo voluntario hace rendir más las contribuciones para que la Fundación obtenga más logros con menos fondos. 

Por lo general, una Subvención Global requiere planificación y presupuesto mucho antes de que pueda recibir o desembolsar los fondos. Los patrocinadores, además, deben comprar suministros, buscar donaciones en especie, abrir cuentas bancarias, organizar a los voluntarios, redactar informes y monitorear el avance del proyecto en colaboración con rotarios de otras partes del mundo. Por suerte, nuestros clubes cuentan con una variada gama de profesionales y talentos a quienes pueden recurrir durante todo este proceso.

Los clubes más pequeños quizá no tengan los recursos financieros o humanos para patrocinar una Subvención Global aun cuando sus socios compartan un fuerte compromiso con la misión de la Fundación. Imagínense lo mucho que podríamos lograr con un cuadro social más numeroso.

Al celebrar el Mes del Desarrollo de la Membresía y Nuevos Clubes en agosto, debemos recordar la importancia de involucrar a los socios en proyectos de servicio. Debemos ponerlos al tanto de las oportunidades que les ofrece nuestra Fundación para perseguir sus intereses humanitarios, ya se trate de fomentar una salud más sana o de promover la educación y la formación para que en las comunidades reinen la paz y la estabilidad.

Gracias a la Fundación, los rotarios ponen en práctica sus competencias para marcar la diferencia. Debemos primero atraer a personas talentosas e involucrarlas en la labor fundamental de la Fundación para construir un mundo mejor. En nuestras manos está la responsabilidad de atraer nuevos socios. Y eso depende de cada uno de nosotros.


Julio 2016

El inicio de un nuevo año rotario es siempre motivo de alegría. Contamos con un nuevo lema inspirador, nuevos funcionarios de clubes y nuevos proyectos a los que entregarnos. En 2016-2017, tendremos, también, la ocasión de celebrar un evento memorable: el Centenario de nuestra Fundación Rotaria.

Desde 1917, cuando Arch Klumph propuso un fondo de dotación "con el propósito de hacer el bien en el mundo", La Fundación Rotaria ha crecido hasta convertirse en una organización humanitaria de clase mundial. Pocas fundaciones filantrópicas pueden jactarse de una historia centenaria, tanto más impresionante cuando se toman en cuenta sus inicios humildes con tan solo US$ 26,50. Los US$ 1.000 millones en activos de nuestra Fundación son prueba fehaciente de la extraordinaria generosidad de los rotarios. A menudo me pregunto cómo sería nuestra Fundación si todos los rotarios, en todos los rincones del mundo, brindaran su apoyo constante.

Espero que todos ustedes mediten sobre los múltiples éxitos y logros de nuestra Fundación. El siglo pasado, contribuimos US$ 3.000 millones para solucionar una amplia gama de problemas en miles de comunidades. Nuestros proyectos, financiados por Subvenciones Globales y Distritales, salvan y transforman la vida de muchas personas y educamos a becarios y profesionales para continuar con este legado vital.

El Centenario es la oportunidad ideal para recordarle a nuestros socios y al resto del mundo la riqueza histórica de nuestra labor humanitaria. Es momento de que todos conozcan nuestro destacado papel en la campaña contra la polio, una lucha exitosa que tanto Bill Gates como otras personas han manifestado que no habría sido posible sin la dedicación y los esfuerzos extraordinarios de Rotary. Aprovechemos para sensibilizar al público sobre los diferentes métodos que empleamos para combatir otras enfermedades devastadoras, suministrar agua salubre, promover la educación a través de la alfabetización y contribuir al crecimiento de las economías locales.

Espero que conmemoren el centenario de nuestra Fundación y que sus celebraciones se extiendan al público en la mayor medida posible para involucrar a toda la comunidad y poner de relieve la excelente labor de La Fundación Rotaria. Podrán consultar varias ideas para las celebraciones en www.rotary.org/foundation100.

El lema del presidente de RI John Germ, Rotary al servicio de la humanidad, se relaciona directamente con la labor de nuestra Fundación que a través de los años ha permitido a los rotarios apoyar y servir a los más necesitados. Este año, comprometámonos a compartir estas historias inspiradoras y a seguir añadiendo brillantes capítulos a nuestra gran historia.