Alianza con Mercy Ships para combatir enfermedades en Guinea

A Rotary team boards the Africa Mercy, a 500-foot floating hospital, to provide a stream of care and compassion to ports of call.
Fotografía de: Mercy Ships

Al visitar el hospital Donka, en Guinea Conakry, Guinea, en marzo, un equipo de profesionales del sector salud se quedó sorprendido al ver unas cuantas figuras verdosas en el suelo. Creían que era una especie de instalación artística pero eran batas de hospital y gasas quirúrgicas, otro claro ejemplo del objetivo del equipo: reducir la cantidad de muertes por infecciones ocasionadas por falta de esterilización.

Este equipo de capacitación profesional de La Fundación Rotaria es el primero de la alianza con la organización sin fines de lucro Mercy Ships. El Distrito 7690 (Carolina del Norte, EE.UU.), patrocinó dicho equipo mediante una subvención prediseñada, en el marco del nuevo modelo de subvenciones que se lanzó a nivel mundial el 1 de julio. Los cinco integrantes del equipo impartirán formación a sus colegas guineanos en los dos hospitales nacionales.

El Africa Mercy, buque hospital de 150 metros, está anclado en Conakry para una misión médica de 10 meses. El personal de Mercy Ships y los expertos visitantes, abordarán diversas tareas, incluida la instalación de clínicas médicas y dentales, chequeos de salud, operaciones quirúrgicas a bordo y sensibilizan a la población local respecto a los problemas de la salud.

“Mercy Ships busca la manera de seguir brindando ayuda a los profesionales locales tras la partida del barco hospital", afirma Michelle Bullington, asesora del equipo. “La mejora de las técnicas de esterilización tendría un impacto sostenible”.

Rick Snider, ex gobernador del Distrito 7690, prestó servicio en un buque de Mercy Ships durante cinco años, junto con su esposa, Linda, y coordinó el proyecto de Guinea. Asimismo, nombró líder del equipo a su asistente Jenny Braswell, recientemente jubilada de su puesto de funcionaria de salud pública. Braswell ha prestado servicio voluntario en numerosos proyectos de Rotary en zonas rurales de Nicaragua y Jamaica. Su esposo, Sherrill, médico, fue el primer integrante del equipo de Braswell en Guinea. El resto de los integrantes fueron seleccionados entre varios colegas del sector salud de Carolina del Norte.

En Guinea, la labor del equipo comienza con un recorrido del ya centenario Hospital Ignace Deen. En primer lugar hay que lavar y colgar en los balcones las vendas y gasas. Las camillas para exámenes no tienen papel esterilizado y tampoco se dispone de autoclaves, cajas de reciclaje y recipientes para desechos médicos. Los médicos y enfermeros tienen que llevar sus propios guantes de goma y mascarillas.  Y rara vez cuentan con detergente adecuado.

Aunque los pabellones, los familiares de los pacientes son quienes más atención les brindan y se ven obligados a dormir bajo las camas. La comida se guarda en el suelo donde queda al alcance de los insectos, los cuales pululan libremente, ya que las puertas se dejan abiertas de par en par debido al calor.

El equipo visita también el hospital Donka hospital, donde se utiliza agua de una cubeta para los inodoros y los cortes de luz son frecuentes. "Los integrantes del personal no tienen guantes para palpar a los pacientes ni agua para lavarse las manos. Muchos pacientes no tienen vendas para sus heridas, las salas están infestadas de moscas y cucarachas, no hay saneamiento ni medidas de esterilización", indica Sherrill Braswell, y añade una observación que suele repetir y suena como un eslogan: “Hacen todo lo que pueden con lo poco que tienen ”.

Durante una semana, el equipo imparte capacitación para reducir infecciones, cubriendo temas como el uso de guantes, máscaras y batas quirúrgicas; medidas contra ratas y mosquitos; desinfección con lejía; detección de enfermedades infecciosas y lavado de manos.

“Mediante el lavado de manos se podría prevenir 50% de las infecciones típicas de los hospitales", señala Lyon, Por si fuera poco, mucha gente cree que los desinfectantes para manos hacen que los gérmenes se peguen a la piel. "Es importantísimo aclarar que lo único que hacen los desinfectantes es matar bacterias, especialmente en lugares donde a menudo no hay agua corriente", añade Jenny Braswell. Al tratarse el tema de atención de heridas se insiste en que hay que tratar esas heridas de inmediato para evitar las infecciones, en vez de esperar a que se produzcan los síntomas".

La directora del hospital, Hadja Fatou Sikhé Camara, afirma que desean reducir las infecciones pero "no hay equipos ni suministros. Queremos hacer lo que haga falta pero éste es un país pobre y nos faltan los medios”.

Sherrill Braswell enumera una larga lista de elementos necesarios para disminuir las infecciones: más autoclaves, antibióticos, vacunas, mosquiteros y guantes de goma, además de computadoras para análisis de sangre y una torre de agua como suministro de agua corriente. De los seis quirófanos, solo los nuevos pabellones de maternidad cuentan con lámparas de irradiación germicida ultravioleta, método de esterilización estándar.

Tras superar varios obstáculos institucionales, el equipo logra sus objetivos, y las pruebas demuestran un nivel de aprendizaje significativo. Los resultados positivos también tienen eco en los participantes, quienes se muestran más dedicados a la formación de los familiares de los pacientes.

Los integrantes del equipo destacan que incluso pequeños cambios tienen un gran impacto. "Si logran que los pacientes y sus acompañantes se laven las manos y si cuelgan las gasas quirúrgicas para que se sequen en vez de tenderlas en el suelo, se pueden lograr mejoras significativas", indica Jenny Braswell.

Pero la falta de equipos y suministros no puede soslayarse, señala. Sería útil proporcionarles jabón y autoclaves de energía solar para esterilizar el instrumental quirúrgico.

Al regresar a Carolina del Norte, el equipo prosigue su labor intentando adquirir y entregar los materiales que hacen falta en los hospitales. “El personal del centro sabe hacer su trabajo”, expresa Braswell. “Pero carecen de suministros”.

Lea la versión completa de este artículo en el número de noviembre de 2013 de la revista The Rotarian

28-Oct-2013
RSS