Mensaje presidencial

John F. Germ

Presidente 2016-2017

Agosto 2016

Hace 40 años, George Campbell, el dueño de la empresa para la cual trabajaba, me invitó a afiliarme a Rotary. En esa época era una práctica común en Estados Unidos que los jefes invitaran a los empleados a afiliarse a Rotary porque beneficiaba tanto a las empresas como a la comunidad. No es coincidencia que nuestra membresía floreciera durante esos años.

George me advirtió que no utilizara a Rotary como excusa para holgazanear en el trabajo. Aún así, siempre tuve tiempo para asistir a las reuniones en horas de almuerzo y ocupar cargos en los comités. Nunca tuve que preocuparme de que una ausencia durante el almuerzo perjudicara mi ascenso en la empresa o lo que mi jefe pudiera pensar sobre una llamada ocasional de Rotary en horas de oficina.

Pero ahora los tiempos han cambiado. Las empresas son más estrictas con el horario y no todos los gerentes tienen una buena impresión del servicio a la comunidad. Es difícil disfrutar una reunión rotaria cuando se acumulan correos electrónicos. Es más difícil que nunca equilibrar el trabajo y nuestra participación en Rotary, y el modelo que nos ayudó a crecer tanto en el pasado está ahora frenando nuestro crecimiento. 

Por tal razón, el reciente Consejo de Legislación adoptó medidas innovadoras para que los clubes modifiquen sus horarios de reunión y amplíen así su fuente de socios potenciales. Los clubes cuentan ahora con más flexibilidad para responder a las necesidades de sus socios y eliminar todas las barreras posibles. No obstante, hay una barrera que solo ustedes pueden derribar, y es lo que todo socio necesita para ser rotario: la invitación para afiliarse al club.

Siempre que un grupo de rotarios me escucha decir que necesitamos más personas compasivas con mentes brillantes dispuestas a ayudar y a promover nuestro trabajo, todos aplauden. Pero tales personas no aparecerán por arte de magia. Debemos invitarlas a afiliarse y en sus manos está extender la invitación que diga, “Creo que tienes las habilidades, el talento y las cualidades para mejorar nuestra comunidad y sería fantástico que seas parte de esa visión”.

Como presidente de Rotary International, solo puedo extender una invitación para la afiliación al Club Rotario de Chattanooga, Tennessee.  Yo solo no puedo fortalecer todos los clubes y las comunidades, eso es algo que ustedes podrán lograr si invitan a personas calificadas a sumirse a nuestros esfuerzos para hacer realidad el lema Rotary al servicio de la humanidad.


Julio 2016

Nos encontramos en el umbral de un año rotario que podría ser el más importante de nuestra historia: el año en que se produzca el último caso de polio en el mundo. En 2015, el poliovirus salvaje causó solo 74 casos de polio, todos ellos en Afganistán y Pakistán. A medida que continuamos trabajando incansablemente hacia el logro de nuestra meta, la erradicación de esta fatal enfermedad, debemos también pensar en el futuro para aprovechar nuestro éxito actual y prepararnos para alcanzar muchos más en el futuro.

Es de suma importancia para el éxito de Rotary que nuestra contribución a la erradicación de la polio reciba el debido reconocimiento. Cuanto más se divulguen nuestros logros, mayor capacidad tendremos para atraer la ayuda de colaboradores y recibir más financiamiento y, más importante aún, nuestros socios alcanzarán mayores logros. La sede de RI trabaja intensamente para garantizar que Rotary reciba ese reconocimiento, pero necesitamos que también ustedes promuevan la labor y los logros de Rotary en sus comunidades. Debemos asegurarnos de que nuestros clubes estén listos para la erradicación total de la polio. De este modo, cuando las personas que deseen el bien en el mundo busquen el lugar ideal para marcar la diferencia, encuentren en nuestros clubes la oportunidad de hacerlo.

Si queremos hacer realidad el lema de Rotary al servicio de la humanidad en el futuro, necesitamos contar con más manos dispuestas, más corazones generosos y más mentes brillantes. Los clubes deben ser flexibles para que el servicio rotario sea atractivo para los jóvenes, las personas recién jubiladas y los trabajadores. Debemos, asimismo, forjar más alianzas y vínculos de colaboración con otras organizaciones.

Con miras hacia el futuro, debemos priorizar la continuidad en nuestro liderazgo. Todos formamos parte del mismo equipo y trabajamos hacia el logro de las mismas metas. Si queremos alcanzarlas conjuntamente, tendremos que avanzar juntos en la misma dirección.

Cada día de servicio en Rotary nos ofrece la oportunidad de cambiar vidas a mejor. Todo lo que hagan es de vital importancia: cada obra de bien contribuye a un mundo mejor para todos. En este nuevo año rotario, todos tenemos la oportunidad de cambiar al mundo para bien a través de nuestro lema Rotary al servicio de la humanidad.