Mensaje presidencial

John F. Germ

Presidente 2016-2017

Diciembre 2016

Me afilié a Rotary siendo ya ingeniero. Hay casi tantas clasificaciones en la profesión de ingeniería como las hay en Rotary, pero soy ingeniero mecánico. Un ingeniero mecánico calcula las cargas de calefacción y refrigeración de un edificio nuevo, se asegura que las luces correctas se coloquen en los lugares correctos y planifica las tuberías para que el agua caliente no termine saliendo por la fuente de agua para beber.

Los ingenieros mecánicos no se destacan en una multitud, ni tampoco atraen la atención por lo que hacen. Probablemente ustedes nunca pensaron mucho acerca de los ingenieros que diseñaron los edificios que utilizan, los automóviles que conducen o los patrones de tránsito que siguen, pero cada vez que entran a un elevador, giran la llave de ignición o cruzan una calle cuando se enciende la señal para los peatones, le están confiando sus vidas a un ingeniero que nunca han conocido. Confían en que el elevador abrirá su puerta en el piso correcto, que sus automóviles se encenderán y detendrán cuando deben y que la luz del semáforo cambiará a rojo antes de que la señal para caminar se encienda. Cada día ustedes ponen sus vidas en manos de personas que no conocen y que tal vez nunca lleguen a conocer. Tal vez nunca piensen en ellas, pero afectan sus vidas día a día.

Podría hacer la misma analogía con otras profesiones: ocupaciones comunes con el mismo tipo de impacto que pueden cambiar nuestras vidas. De muchas maneras, nuestras vocaciones nos permiten ayudar a que la gente tenga una vida mejor, más segura y más saludable. 

Igual que la labor que hacemos en Rotary.

A través de nuestras vocaciones, en clubes y comunidades de todos los continentes, mejoramos las condiciones de vida de personas que no conocemos, y que tal vez nunca lleguemos a conocer. En todos los rincones del mundo, hay gente que cada día tiene una vida mejor, más segura y más saludable gracias a la labor rotaria. 

Las personas que ayudamos tal vez nunca hayan conocido a un rotario, ni sepan sobre la existencia de Rotary, pero consumen agua potable de un pozo que Rotary excavó, aprenden a leer con libros que Rotary donó y viven una vida mejor, más feliz y más saludable gracias al ideal Rotary al Servicio de la Humanidad.


Noviembre 2016

Al recordar la memorable Convención de Rotary de 1917 en Atlanta, es difícil pensar que las palabras del entonces presidente Arch C. Klumph hayan sido polémicas: “Me parece apropiado que debamos aceptar donaciones para nuestro propósito de hacer el bien en el mundo”. Sin embargo, en esa época, la idea no fue muy popular y no contó con un apoyo unánime. Algunos consideraron que un fondo de dotación causaría más problemas que beneficios. Pero la idea de Klumph recibió el apoyo que más necesitaba en la forma de una donación de $26,50, por parte del Club Rotario de Kansas City (Missouri).   

Casi 100 años después, reconocemos la idea de Klumph no solo como visionaria, sino también revolucionaria: estableció el mecanismo que permitió a Rotary convertirse en la  poderosa fuerza para “hacer el bien en el mundo” que es hoy.

De muchas maneras, nuestra Fundación Rotaria es la fundación de Rotary tal como existe actualmente. Ha creado un mecanismo de cooperación y alianzas entre los clubes y entre Rotary y otras organizaciones, lo cual nos han permitido realizar una labor más ambiciosa que nunca y alcanzar metas de proporciones históricas, como la erradicación de la polio. Es imposible cuantificar el bien que ha hecho La Fundación Rotaria en el último siglo. Lo que sabemos con certeza es que Arch Klumph estaría orgulloso de la encomiable labor de nuestra Fundación.

Mi deseo es contar con la presencia de muchos de ustedes en la Convención de Atlanta: la cuna de nuestra Fundación. Espero que alcancemos una asistencia récord a este evento que conmemorará el Centenario de nuestra Fundación, aunque pueden celebrarlo de muchas otras maneras. Los animo a que lean más sobre el Centenario de la Fundación en centennial.rotary.org, donde podrán informarse a fondo sobre su historia y encontrar sugerencias para actividades y proyectos de sus clubes y la comunidad.  

Una de las maneras más importantes en que estamos celebrando este Centenario es la meta de US$ 300 millones que nos hemos trazado para este año. Las aportaciones a la Fundación son la mejor garantía de que los rotarios continuarán otros cien años más Haciendo el bien en el mundo y Rotary al Servicio de la Humanidad.


Octubre 2016

En 1979, James Bomar Jr., en ese entonces presidente de Rotary, viajó a las Filipinas como parte de la primera campaña de vacunación contra la polio que patrocinara la organización. Tras administrar un par de gotas en la boca de un bebé, sintió una mano que tiraba de su pantalón para llamar la atención. Bomar bajó los ojos y vio al hermano que lo miraba y decía, “Muchas gracias Rotary”. 

Antes de que Rotary asumiera su misión de erradicar la polio, 350.000 personas – casi todos niños – quedaban paralíticos cada año. Ese niño filipino sabía exactamente lo que era la polio y entendía lo que Rotary acaba de hacer por su hermano menor. Actualmente, 31 años después del lanzamiento de PolioPlus, los niños de las Filipinas – y todos los países del mundo excepto dos – crecen sin el temor de contraer el terrible mal. En lugar de 1.000 nuevos casos de polio cada día, el promedio actual es menos de uno por semana. Pero a medida que disminuye este temor, también ha menguado la sensibilización sobre esta enfermedad. Ahora más que nunca, es de vital importancia que sigamos sensibilizando al público para que la erradicación de la polio siga siendo una prioridad en el mundo. Debemos asegurarnos de que el mundo sepa que nuestra labor en este campo no ha terminado y que Rotary mantiene su compromiso con la erradicación de la polio. 

El 24 de octubre, Rotary celebrará el Día Mundial contra la Polio para sensibilizar al público y recaudar fondos para una erradicación total. Les pido que participen organizando un evento en su club, su comunidad o en línea. Pueden descargar ideas y materiales en todos los idiomas de Rotary en endpolio.org/worldpolioday, e inscribir su evento en ese mismo enlace. Pueden también unirse a los miles de rotarios quienes como yo participaremos en la transmisión livestream sobre la situación mundial de la enfermedad a las 6 p.m., hora del este en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. en Atlanta. Estaré acompañado del director de CDC Tom Frieden, expertos y oradores inspiradores que compartirán una visión sobre los avances científicos, alianzas y vivencias sobre la erradicación de la polio. 

Este es el momento ideal para ser rotario y un momento crucial para llegar a la meta: el final de PolioPlus y el inicio de un mundo libre de polio. Esta es una oportunidad única para que Pongamos fin a la polio mediante nuestro lema Rotary al servicio de la humanidad.


Septiembre 2016

En el verano de 1917, solo unos meses después de que Estados Unidos entrara a la Primera Guerra Mundial, Rotary organizó su octava convención anual en Atlanta. Aunque muchos rotarios pensaron que la convención debía cancelarse, la Junta Directiva coincidió con la opinión expresada por Paul Harris y decidió mantener sus planes. En medio de esa incertidumbre y temor, Harris escribió algunas de sus frases más célebres: 

El esfuerzo individual bien orientado puede lograr grandes metas, pero el máximo bien por fuerza debe alcanzarse gracias al esfuerzo combinado de muchas personas. El esfuerzo individual puede centrarse en las necesidades individuales, pero los esfuerzos conjuntos deben dedicarse al servicio de la humanidad. El poder de los esfuerzos conjuntos no conoce límites. 

Durante esta convención, el ex presidente Arch C. Klumph propuso un fondo de dotación “para hacer el bien en el mundo”. Fue en ese momento, cuando a los esfuerzos conjuntos se añadió el impulso de los recursos combinados, cuando se obtuvo la fórmula que propulsó gran parte de la encomiable labor de Rotary en los últimos 100 años. Actualmente, es difícil imaginar a Rotary sin la presencia de la Fundación ya que transformó a Rotary de una organización de clubes locales en una fuerza internacional con la capacidad de cambiar el mundo. 

En este año rotario, celebraremos el centenario de nuestra Fundación Rotaria en la ciudad donde todo empezó: Atlanta. Nuestra 108a Convención de Rotary International promete ser una de las importantes de la historia y contará con la participación de excelentes oradores, mucha diversión y una amplia gama de sesiones paralelas destinadas a la promoción del servicio. Sin duda alguna, celebraremos el centenario de la Fundación a lo grande.  

Ya sea que asistan regularmente a las convenciones, que no hayan participado en varios años o que nunca hayan asistido, no deben perderse la Convención de 2017. Atlanta es un destino extraordinario que ofrece excelente comida, gente amistosa y muchas atracciones locales. Pero la verdadera razón para asistir a la Convención es aprovechar la oportunidad de hacer amigos, intercambiar ideas y sentirse inspirados. Para mayor información y ahorrar dinero para la inscripción, visiten www.riconvention.org/es.

¡Nos vemos en Atlanta!


Agosto 2016

Hace 40 años, George Campbell, el dueño de la empresa para la cual trabajaba, me invitó a afiliarme a Rotary. En esa época era una práctica común en Estados Unidos que los jefes invitaran a los empleados a afiliarse a Rotary porque beneficiaba tanto a las empresas como a la comunidad. No es coincidencia que nuestra membresía floreciera durante esos años.

George me advirtió que no utilizara a Rotary como excusa para holgazanear en el trabajo. Aún así, siempre tuve tiempo para asistir a las reuniones en horas de almuerzo y ocupar cargos en los comités. Nunca tuve que preocuparme de que una ausencia durante el almuerzo perjudicara mi ascenso en la empresa o lo que mi jefe pudiera pensar sobre una llamada ocasional de Rotary en horas de oficina.

Pero ahora los tiempos han cambiado. Las empresas son más estrictas con el horario y no todos los gerentes tienen una buena impresión del servicio a la comunidad. Es difícil disfrutar una reunión rotaria cuando se acumulan correos electrónicos. Es más difícil que nunca equilibrar el trabajo y nuestra participación en Rotary, y el modelo que nos ayudó a crecer tanto en el pasado está ahora frenando nuestro crecimiento. 

Por tal razón, el reciente Consejo de Legislación adoptó medidas innovadoras para que los clubes modifiquen sus horarios de reunión y amplíen así su fuente de socios potenciales. Los clubes cuentan ahora con más flexibilidad para responder a las necesidades de sus socios y eliminar todas las barreras posibles. No obstante, hay una barrera que solo ustedes pueden derribar, y es lo que todo socio necesita para ser rotario: la invitación para afiliarse al club.

Siempre que un grupo de rotarios me escucha decir que necesitamos más personas compasivas con mentes brillantes dispuestas a ayudar y a promover nuestro trabajo, todos aplauden. Pero tales personas no aparecerán por arte de magia. Debemos invitarlas a afiliarse y en sus manos está extender la invitación que diga, “Creo que tienes las habilidades, el talento y las cualidades para mejorar nuestra comunidad y sería fantástico que seas parte de esa visión”.

Como presidente de Rotary International, solo puedo extender una invitación para la afiliación al Club Rotario de Chattanooga, Tennessee.  Yo solo no puedo fortalecer todos los clubes y las comunidades, eso es algo que ustedes podrán lograr si invitan a personas calificadas a sumirse a nuestros esfuerzos para hacer realidad el lema Rotary al servicio de la humanidad.


Julio 2016

Nos encontramos en el umbral de un año rotario que podría ser el más importante de nuestra historia: el año en que se produzca el último caso de polio en el mundo. En 2015, el poliovirus salvaje causó solo 74 casos de polio, todos ellos en Afganistán y Pakistán. A medida que continuamos trabajando incansablemente hacia el logro de nuestra meta, la erradicación de esta fatal enfermedad, debemos también pensar en el futuro para aprovechar nuestro éxito actual y prepararnos para alcanzar muchos más en el futuro.

Es de suma importancia para el éxito de Rotary que nuestra contribución a la erradicación de la polio reciba el debido reconocimiento. Cuanto más se divulguen nuestros logros, mayor capacidad tendremos para atraer la ayuda de colaboradores y recibir más financiamiento y, más importante aún, nuestros socios alcanzarán mayores logros. La sede de RI trabaja intensamente para garantizar que Rotary reciba ese reconocimiento, pero necesitamos que también ustedes promuevan la labor y los logros de Rotary en sus comunidades. Debemos asegurarnos de que nuestros clubes estén listos para la erradicación total de la polio. De este modo, cuando las personas que deseen el bien en el mundo busquen el lugar ideal para marcar la diferencia, encuentren en nuestros clubes la oportunidad de hacerlo.

Si queremos hacer realidad el lema de Rotary al servicio de la humanidad en el futuro, necesitamos contar con más manos dispuestas, más corazones generosos y más mentes brillantes. Los clubes deben ser flexibles para que el servicio rotario sea atractivo para los jóvenes, las personas recién jubiladas y los trabajadores. Debemos, asimismo, forjar más alianzas y vínculos de colaboración con otras organizaciones.

Con miras hacia el futuro, debemos priorizar la continuidad en nuestro liderazgo. Todos formamos parte del mismo equipo y trabajamos hacia el logro de las mismas metas. Si queremos alcanzarlas conjuntamente, tendremos que avanzar juntos en la misma dirección.

Cada día de servicio en Rotary nos ofrece la oportunidad de cambiar vidas a mejor. Todo lo que hagan es de vital importancia: cada obra de bien contribuye a un mundo mejor para todos. En este nuevo año rotario, todos tenemos la oportunidad de cambiar al mundo para bien a través de nuestro lema Rotary al servicio de la humanidad.