Jack Sim quiere hablar de inodoros

Jack Sim, founder of the World Toilet Organization, has used humor to draw attention to sanitation issues. The United Nations voted to make World Toilet Day, 19 November, an official UN observance.
Fotografía de: Alyce Henson/Rotary International

A la edad de 40 años, Jack Sim era ya un próspero emprendedor con 16 empresas bajo el brazo. Puesto que dinero no le faltaba, decidió jubilarse y comenzó su búsqueda en pos de una causa olvidada a la cual podía dedicar tiempo y esfuerzo. 

Consciente de que a la gente no le gusta hablar de inodoros, se propuso convertir este humilde instrumento en el punto de interés de los medios periodísticos, para lo cual fundó la World Toilet Organization e instituyó un día especial cada año para despertar el interés público en el problema del saneamiento. Este año, las Naciones Unidas designó el 19 de noviembre como el Día Internacional del Inodoro. 

Sim reconoce que Rotary lo ayudó a romper con el tabú de los inodoros. En octubre, su organización incluyó a Ron Denham, presidente emérito del Grupo de Acción Rotaria para Agua y Saneamiento, en su salón de la fama, en homenaje a la labor que Rotary y el Grupo realizan en mejora de las instalaciones de saneamiento. 

“Es fantástico que Rotary sea reconocido por la diferencia que marcamos en la vida de muchos en el mundo en desarrollo”, dijo Denham. “Este premio no es solo un reconocimiento, sino más bien un llamamiento a la acción. El progreso hacia el Objetivo del Milenio de las Naciones Unidas que persigue mejorar el acceso al saneamiento salubre es casi nulo.  Como rotarios debemos reformular nuestro enfoque, y concentrarnos no solo en el suministro de agua sino en el agua y el saneamiento”.

En junio, tuvimos la oportunidad de conversar con Sim, conocido popularmente como Mr. Toilet, durante la Cumbre Mundial del Agua que celebrara el Grupo de Acción en Lisboa. 

The Rotarian: Tú recurres al humor para romper con el tabú de los inodoros. ¿Cómo se te ocurrió tal idea?

Jack Sim: Si haces reír a la gente, te prestarán atención. Conocí a un persona que le fue muy bien: Mr. Condón de Tailandia. Promovía el uso del condón con bromas y chistes, asi que usé el mismo método para los inodoros.

Todos tienen una historia de horror sobre el "trono", ya sea en viajes o con los hijos. Lo importante es que la conversación fluya con naturalidad, y verás como todo el mundo se pone a hablar de los inodoros. Y por cierto, nadie los para una vez que se dan cuenta de que es un tema apropiado.

¿Qué pueden hacer los rotarios para que la gente hable más del saneamiento?

Sim: Hace más de un siglo, uno de los primeros proyectos de Rotary fue la construcción de servicios higiénicos públicos. Todos los rotarios deben saber esto. Cuando los socios emprenden proyectos de agua y saneamiento, por lo menos el 85% de éstos se concentran en el abastecimiento de agua. Pero no puedes tener agua pura cuando la gente defeca en el río. No pueden ayudar a los pobres a mejorar su calidad de vida porque siguen enfermándose por falta de saneamiento adecuado. Las mujeres correrán el riesgo de ser violadas porque tiene que hacer sus necesidades en el monte. Las niñas no pueden avanzar en su educación porque cada mes tienen que ausentarse una semana de la escuela por no tener un lugar dónde cambiarse las toallas higiénicas, y se atrasan en sus estudios.

Tanto tú como otros piensan que el asunto del saneamiento debe tratarse desde la perspectiva de la modificación de conducta para que la gente comience a usar los inodoros.  ¿Qué debería hacer Rotary diferente para promover el saneamiento?

Sim: Primero que nada los inodoros deben ser algo sexy, para que sean un símbolo de estatus social como los teléfonos celulares. Hasta los colegiales en las barriadas tienen celulares pero no inodoros.  La mejor manera de saber que una persona quiere un inodoro es cuando compra uno.

El modelo más sostenible es el que se basa en el mercado de consumo. En vez de instalar los inodoros en el piso pensando que la gente los va a usar, deberíamos invertir el dinero para capacitar a la gente y abrir una fábrica para hacerlos. Se podría entrenar a damas de la comunidad para que vendan a comisión. De esta manera, se están generando empleos, se fomenta el emprendimiento y se ofrece un saneamiento adecuado. El negocio sigue creciendo incluso una vez agotados los fondos de inversión. 

 

Adaptación de un artículo publicado en el número de noviembre de 2013 de la revista The Rotarian

6-Nov-2013
RSS