Intercambio de Jóvenes

¿Te gustaría aprender otro idioma? ¿Quisieras conocer otras culturas? El Intercambio de Jóvenes de Rotary ofrece anualmente a más de ocho mil jóvenes la experiencia única de vivir en el extranjero. Al compartir tu cultura y adoptar nuevas costumbres, contribuirás al fomento de la comprensión entre las naciones. Además de ampliar tus horizontes, descubrirás nuevas perspectivas en lo personal y lo cultural.

¿Qué es el Intercambio de Jóvenes de Rotary?

Es un programa que brinda a los jóvenes la oportunidad de vivir y estudiar en el extranjero algunas semanas o todo un año lectivo. Los intercambistas son acogidos por el club rotario local.

¿Puedo participar en el intercambio?

El programa está pensado para chicos y chicas de 15 a 19 años que:

  • Demuestren habilidades de liderazgo en el colegio y la comunidad.
  • Se adapten con facilidad a nuevas costumbres y entornos distintos.
  • Quieran conocer otras culturas
  • Sean verdaderos representantes de la cultura y las costumbres de su país

¿Cuánto cuesta?

El costo del intercambio depende de cada país. El club rotario local recibe a los participantes, quienes viven con familias anfitrionas. Además de un modesto estipendio mensual, los jóvenes reciben alojamiento y comidas. Gastos que cubren los participantes:

  • Pasaje de ida y vuelta en avión
  • Seguros
  • Documentos de viaje (pasaporte y visas)
  • Dinero para gastos personales, como excursiones, paseos, etcétera.

¿Cómo postulo?

Comunícate con el club rotario para averiguar si participa en el programa, qué tipo de intercambios ofrece y sobre el trámite de solicitud. Ten en cuenta que el proceso de selección y orientación suele llevar bastante tiempo, por lo cual te recomendamos presentar la solicitud de 6 a 12 meses de antelación a la fecha de viaje.

Comunícate con el club rotario de la localidad.

¿Puedo dar acogida a un estudiante de intercambio?

Recibir a un estudiante de intercambio puede ser una experiencia muy gratificante para tu familia, pues se conocen culturas de otros países sin salir de casa. Además de brindar alojamiento y comidas al intercambista, la familia anfitriona se convierte en su segundo hogar, facilitando su adaptación al nuevo medio social y participación en la comunidad.

¿Te gustaría recibir a un estudiante de intercambio? Comunícate con el club rotario de la localidad..