Ex becario pro Paz de Rotary protege a diplomáticos de EE.UU.

Justin Peele, ex becario de Rotary pro Paz y agente del Servicio de Seguridad Diplomática de EE.UU., sale de su avión en el curso de una misión para proteger al secretario de Estado John Kerry durante un viaje a Corea.
Fotografía de: Cortesía de Justin Peele

Como agente del Servicio de Seguridad Diplomática de EE.UU. (DS), el ex becario pro Paz Justin Peele pone en práctica sus conocimientos de resolución de conflictos para hacer frente a situaciones de alto riesgo, incluso una ocasión en 2013 tras la cual el Departamento de Estado le otorgó reconocimiento por su valiente intervención.

Peele es uno de los 2.000 agentes del DS encargados de proteger a los diplomáticos y embajadas de EE.UU. en el mundo. El Servicio de Seguridad Diplomático, rama de seguridad y policial del Departamento de Estado que funciona en más de 160 países, es la agencia gubernamental de EE.UU. de mayor alcance en el mundo.

"Siempre soñé con un trabajo así", afirma Peele, quien en 2011-2012 se graduó con una Beca de Rotary pro Paz en la Universidad del Salvador, en Buenos Aires. "Estoy preparado para hacer frente a conflictos".

Peele tuvo oportunidad de demostrarlo cuando prestó servicio como asistente de seguridad regional en Malí, en momentos que dicha nación era presa de los conflictos políticos y la violencia debido a la pugna entre varios grupos insurgentes islámicos. En 2012, un sector de los militares, en desacuerdo con el gobierno, derrocó al presidente Amadou Toumani Touré. Debido al conflicto, el Departamento de Estado envió personal de seguridad extra para proteger la Embajada de EE.UU. en la capital de la nación, Bamako.

Cierto día en 2013, se produjeron violentos enfrentamientos entre estudiantes y la policía, y un empleado de la embajada y cuatro colegas malienses se quedaron atrapados en las oficinas del Instituto Nacional de Salud, en el centro de Bamako. Cuando la situación se tornó incontrolable, los funcionarios encomendaron a Peele que rescatara a los funcionarios atrapados.

Peele recuerda "la impresionante nube de humo y gas lacrimógeno". Aunque se sentía un poco nervioso, sabía que estaba debidamente preparado para llevar a cabo su misión con éxito. Como indica Peele, él y el conductor del vehículo encontraron a los cinco funcionarios, los escoltaron para que abandonasen el edificio a toda prisa hacia el automóvil y desde allí se trasladaron a la embajada sin que nadie sufriera ningún daño".

Por su valerosa y decisiva acción, el Departamento de Estado confirió a Peele el Premio al Honor Meritorio".

"El mejor momento para destacarse es en medio de una crisis", afirma. "En mi trabajo es fundamental que puedan confiar en uno".

Además de rescatar y trasladar diplomáticos, los integrantes del Servicio de Seguridad Diplomática colaboran con las autoridades policiales de las naciones anfitrionas en la investigación de delitos contra ciudadanos estadounidenses, coordinan los detalles de misiones de protección con los equipos de seguridad de dignatarios extranjeros y mantienen frecuente contacto con residentes locales.

Otro destacado trabajo del ex becario fue el período de seis meses como funcionario de seguridad del secretario de estado John Kerry, en sus misiones diplomáticas en China, Israel, Europa y el Medio Oriente.

"Observo muy de cerca la política exterior de EE.UU. en acción y contribuyo a representar a mi país en el mundo", señala Peele. "Se aprende mucho en cuanto a gobernanza, diplomacia y humanidad".

Aunque lo más frecuente es que los agentes del Servicio de Seguridad Diplomática hayan sido militares o policías, también hay abogados, científicos, traductores y, naturalmente, ex becarios pro Paz. Peele, quien prestó servicio voluntario en Paraguay durante tres años con el Cuerpo de Paz de EE.UU., afirma que su experiencia como becario pro Paz le facilitó el ingreso a la citada agencia gubernamental.

Peele indica que los funcionarios del Departamento de Estado que lo entrevistaron se quedaron gratamente impresionados con su formación en el campo de la paz y la resolución de conflictos. "Con Rotary y el Cuerpo de Paz he tenido ocasión de trabajar en estrecho contacto con la población local y eso me ayudó muchísimo en mi trabajo", añade.

"Aprendí mucho gracias a la beca. La finalidad de nuestra labor es aliviar el sufrimiento de los demás", señala Peele. "Todo lo que hace Rotary es un excelente ejemplo a tales efectos".

Más información sobre las Becas de Rotary pro Paz

Contacta con el personal de los Centros de Rotary pro Paz

Síguenos en las páginas de Centros de Rotary pro Paz en Facebook y LinkedIn

 

Noticias de Rotary

30-Jul-2014
RSS