Club ugandés responde a retos de una economía creciente

Socios del Club Rotario de Nkumba (Uganda), ayudan a reparar un pozo, lo cual incrementó en 40% el suministro de agua potable.
Fotografía de: Cortesía de Michael Muriithi

Altos índices de pobreza, atención de la salud inadecuada y falta de seguridad del agua potable, son algunos de los problemas que Entebbe, ciudad en la región central de Uganda, debe superar pese al crecimiento económico y la expansión de la clase media en los últimos tres años. 

En 2010, la Organización de las Naciones Unidas estableció el Regional Service Centre Entebbe, centro de apoyo logístico y administrativo para las misiones de la ONU en África central.  Con el centro llegaron a la zona miles de trabajadores civiles y militares, acompañados de sus familias. Aunque esta inyección de fondos dio paso a una creciente clase de consumidores, el progreso no benefició a los residentes más pobres. 

Cuando Michael Muriithi se mudó a la ciudad hace un año, sabía que para salvar tal disparidad se necesitaba un club rotario.

"Aún tenemos muchos problemas inmediatos y a largo plazo en nuestras comunidades", reconoce Muriithi, ex socio del Club Rotario de Kumpala East. "Pero Rotary es ideal para encontrar soluciones a tales problemas".

En vez de afiliarse al Club Rotario de Entebbe, Muriithi propuso a sus socios la constitución de un nuevo club para abordar las carencias en Nkumba, unos de los distritos más poblados de la ciudad. A comienzos de 2013, se dio a la tarea de captación de socios. "Me comuniqué con mis amigos y colegas para ver si querían formar un nuevo club. Al ver la diferencia que podríamos marcar en la comunidad, no solo decidieron unirse sino que también animaron a sus amistades. Esto facilitó las cosas, ya que estaban listos para la acción", dice Muriithi.

Después de varios meses como club provisional, finalmente el Club Rotario de Nkumba recibió su carta constitutiva en diciembre pasado, convirtiéndose en el septuagésimo quinto club rotario del país. Muriithi es el presidente fundador de este club con 40 socios, cuya edad promedio es de 35 años. 

Los socios emprendieron actividades para mejorar la atención de la salud en Nkumba y las zonas aledañas.

A principios del año, el club recaudó más de US$ 2.000 para reemplazar la letrina del Centro de Salud de Kitala, ya que la anterior había sido clausurada por malas condiciones sanitarias. El centro es el único establecimiento médico de la zona, que brinda servicios a unas 600.000 personas, la mayoría de las cuales carecen de los medios para atenderse en clínicas privadas. 

Ante la decisión de contratar a una compañía para que demolieran la antigua letrina o hacerlo ellos mismos, los socios del club optaron por la más económica. "Prometimos que íbamos a ser un club de acción, así que junto con otros voluntarios nos subimos las mangas y lo hicimos nosotros mismos", dijo. "Esta decisión no solo generó camaradería entre nuestros socios sino que aumentó la visibilidad de Rotary entre el público".

Los socios construyeron letrinas para hombres y mujeres, y una para el personal, las cuales se espera tengan una vida útil de más de 20 años. El club también repartió ropa y frazadas a las nuevas madres atendidas en las instalaciones. 

Pero eso no fue todo, ya que los socios se concentraron también en el abastecimiento de agua. Para el efecto, procuraron fondos y facilitaron la rehabilitación de uno de los principales pozos, aumentando el suministro de agua pura a un 40%. Muriithi agregó que para el fin de año mejorarán las condiciones de cuatro pozos más. 

"Me siento muy orgulloso de ser parte de esta nueva aventura, y emocionado de todo lo que podemos lograr", acota. "Pero nuestro éxito dependerá de nuestras obras. Este  club está lleno de gente que quiere generar el cambio. Eso es Rotary".

Noticias de Rotary

20-May-2014
RSS