La misión de reconstruir vidas humanas

A young patient waits for surgery.
Fotografía de: Charanjit Singh
In the operating room, Past RI President Rajendra K. Saboo comforts three-year-old Ibrahim Hafso as she goes into surgery.
Fotografía de: Charanjit Singh
Children and their parents patiently wait to see the doctors.
Fotografía de: Charanjit Singh
Three past RI presidents joined the effort: Rajendra K. Saboo (front left), Jonathan B. Majiyagbe of Nigeria (front right), and Kalyan Banerjee (not pictured).
Fotografía de: Charanjit Singh
C.O. Onyebuchi Chukwu, the Nigerian minister of health and a trained orthopedic surgeon, helps out in the operating room.
Fotografía de: Charanjit Singh
A child rests in the recovery room.
Fotografía de: Charanjit Singh

Si preguntamos a chicos de 14 años cuál es su deporte preferido, la mayoría dará el nombre de su equipo o jugador favorito, recordará un partido memorable o hablará sobre la posición que les gustaría jugar cuando crezcan.

Samalla Halidu, un joven superviviente de la polio, tuvo una respuesta diferente para el ex presidente de RI Rajendra K. Saboo cuando se encontraron en un hospital en las afueras de Abuja, Nigeria: "¿Seré capaz de sostenerme en pie?"

En diciembre, Saboo encabezó una misión médica de 10 días de la India a Nigeria para ayudar a cientos de niños como Samalla. Financiado en parte por una subvención de La Fundación Rotaria de US$ 50.000, el equipo de 19 doctores y seis voluntarios no médicos realizó casi 800 operaciones quirúrgicas para corregir deformidades musculares y óseas causadas por la infección de poliovirus. Tras recuperarse de la cirugía, Samalla podrá caminar con férulas, y tal vez hasta patear un balón de fútbol.

Nigeria, junto con Pakistán y Afganistán, es uno de los tres países donde la poliomielitis sigue siendo endémica. Las tasas de inmunización han disminuido en la nación africana, debido en parte a la resistencia de la comunidad. La desinformación y los rumores de conspiración soplan por el norte de Nigeria como el harmatán en el Sahara, provocando en los padres temor de que las gotas de la vacunas sean nocivas, cuando realmente podrían salvar la vida de sus hijos. En 2012, Nigeria registró 121 casos de polio, el doble de Pakistán y el triple de Afganistán.

Saboo encontró una resistencia similar entre las comunidades minoritarias en la India, país que marcó su segundo año sin polio en enero. Pero donde otros veían un reto, él vio una oportunidad. "Si la India puede hacerlo, también podrá Nigeria", dice. "Tenemos problemas similares, las condiciones similares. Estamos afligidos por la pobreza y el analfabetismo. "Esas similitudes ayudaron al equipo de la India a identificarse con los nigerianos y juntos superaron los obstáculos", dice.

Mientras caminaba por las salas de espera del hospital, Saboo hablaba con los padres de los pacientes. "Les preguntamos cómo iban a cuidar a sus otros hijos. Les dijimos: 'Con unas pocas gotas de vacuna podrían proteger a los otros contra esta enfermedad'. Emocionados nos aseguraron que iban a regresar a sus comunidades con el mensaje de que los demás niños no correrán la misma suerte”. 

Este artículo se publicó originalmente en el número de abril de 2013 de la revista The Rotarian

6-Aug-2013
RSS