Soluciones sostenibles en América Latina

High school students from the Builders Beyond Borders program help install pipes that will carry water to the mountain town.
Fotografía de: Photo by Tony Riggio

Situada en las montañas del centro de Ecuador, la aldea de Tingo Pucará no parece el lugar más indicado para servir de fuente de inspiración artística. Pero Tony Riggio nunca sale de casa sin su cámara y sus fotos demuestran lo que puede suceder cuando los rotarios deciden colaborar con jóvenes en un proyecto de suministro de agua.

Riggio comenzó a organizar expediciones para jóvenes a América Central y del Sur en 2001 cuando su hija participó en un programa de Builders Beyond Borders (B3), organización sin fines de lucro con sede en Connecticut (EE.UU.). Algunos de sus proyectos incluyen la construcción de refugios para huracanes en la República Dominicana, puentes en Nicaragua y escuelas en Costa Rica. El suministro de agua y el saneamiento siempre ocuparon un lugar preponderante en estos proyectos.

“A veces la gente no puede creer cómo son las condiciones de vida en algunos lugares de América Central y del Sur”, explica Riggio, socio del Club Rotario de Westport. “El agua es un activo de importancia capital”.

En abril de 2011, Riggio viajó a Tingo Pucará—una de las cinco poblaciones en las que B3 llevó a cabo proyectos en Ecuador ese año—para instalar tuberías en un proyecto en el que también participaban el Peace Corps e Ingenieros sin Fronteras. La aldea está situada a 3.850 metros de altura, mientras que el manantial más cercano se encuentra a kilómetro y medio bajando por un sendero escarpado.

A lo largo de la historia, debido a la falta de agua potable y tierras cultivables, los hombres de Tingo Pucará se han visto forzados a desplazarse a los valles en busca de trabajo, mientras que las mujeres permanecen en la aldea encargándose de acarrear agua para beber, cocinar y lavar la ropa. Antes de la conclusión del proyecto, las 26 familias de la aldea contaban solamente con 15 minutos de agua corriente al mes en sus casas.

Los ingenieros diseñaron un sistema de bombeo para extraer agua del manantial, mientras que el equipo de B3, compuesto por estudiantes de secundaria y consejeros adultos, colaboró con los residentes locales en la instalación de las tuberías que ahora llevan agua a sus casas.

“Para los jóvenes el proyecto no fue realmente gratificante hasta el último día cuando abrimos la llave de paso del agua", explica Amy Schroeder-Riggio, directora ejecutiva de Builders Beyond Borders y esposa de Riggio. “En estos proyectos se instalan las tuberías y luego se cubren con tierra por lo que pareciera que no se hubiera hecho nada. Pero cuando el agua llega a las casas y todo el mundo llora de alegría... es realmente un momento inolvidable”.

La colaboración con las redes mundiales del Peace Corps y Rotary refuerza nuestra credibilidad y nos abre muchas puertas, explica Schroeder-Riggio. En 2008, con la ayuda del club rotario local, B3 construyó una escuela para alumnos con discapacidades auditivas en San Marcos (Guatemala). Este año, los equipos de B3 colaborarán con el Club Rotario de Georgetown (Guyana) en cinco proyectos para construir centros comunitarios y un puente de arena que comunicará varias islas del litoral con centros médicos.

“Estas organizaciones son las que hacen girar el mundo”, concluye Schroeder-Riggio. “Su corazón son los jóvenes que mediante el trabajo forjan su carácter y desarrollan su liderazgo. Creo que es una idea que encaja perfectamente con la misión de Rotary”.

Artículo publicado originalmente en el número de marzo de 2013 de The Rotarian

3-Sep-2013
RSS